Una vivienda de 53 m²


La vivienda objeto de la reforma estaba compuesta por un salón, dos dormitorios, un cuarto de baño y una cocina independiente. Todas las estancias eran de dimensiones reducidas, al tener la vivienda una superficie total de 53 .

El nuevo proyecto fue realizado por Paloma Martínez Gil y está basado en una nueva distribución para conseguir ambientes más amplios y diáfanos, y la creación de ventanales que faciliten la entrada de luz natural.

En base a un eje central, se crean dos áreas. La primera se consigue suprimiendo los muros existentes, manteniendo solo un pilar, que no se pudo eliminar por motivos estructurales. Consiste en un gran espacio compartido por el salón, el comedor y la cocina, conformando la zona de día de la vivienda.

 La segunda, partiendo de un gran panel corredero que la separa de la anterior, se dedica a zona de noche y se compone de dormitorio con cuarto de baño y vestidor.


Paloma Martínez Gil consigue soluciones decorativas ingeniosas, como la pequeña zona del vestidor en donde se instalan la lavadora, la caldera y la plancha, quedando oculta tras un armario, o la utilización de paredes acristaladas en el baño, que junto a los nuevos ventanales, facilita la circulación de luz natural por toda la vivienda.

La elección del mobiliario en color blanco, así como las tapicerías en tonos claros, ayudan a conseguir unos ambientes actuales y súper acogedores.

Creemos que se ha conseguido un gran trabajo en este proyecto de reforma. Y a vosotros, ¿Qué os parece? ¿ Cambiaríais algo?. Esperamos vuestros comentarios.













0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscríbete al Blog